Al otro extremo de Ítaca

O también: inicio del camino…

Ahora mismo, mientras escribo, unas cinco moscas me cosquillean por la espalda y comienza una suave brisa que atenúa el calor dentro de una vieja casa francesa en la que me encuentro alojado durante tres semanas. Alrededor hay tres hectáreas que una mujer cultiva de forma ecológica para sustento familiar y para aprovisionarse de la materia prima de su trabajo: es cocinera para eventos y mercados en la zona y lleva un pequeño comedor en su propia casa.

Mi alojamiento y manutención lo pago con unas cinco o seis horas de trabajo al día, en tareas de huerto y mantenimiento de la casa y jardines. Y todavía estaré dos semanas más, aprendiendo de forma práctica y compartiendo la estancia con mi pareja y con otros wwoofers que han coincidido aquí con nosotros estos días.
Para más información sobre este tipo de alternativas laborales echa un vistazo a la categoría de píldoras de memoria, en concreto a la entrada de viajar trabajando, parte I.

ulises

Ulises

Pero la historia comienza mucho antes, hace prácticamente un año. Resumiendo, el verano pasado intentamos pasarlo en Francia, enlazando varios trabajos. El primero de ellos no terminó bien debido a un choque emocional personal y eso nos llevó a decidir volver antes de tiempo a España, sin colchón económico. Dicha decisión se encadenó con cambiar de casa para pagar un alquiler más bajo y de ahí pasamos a salir de la ciudad para comenzar a vivir en un entorno rural.

Cuando te paras a pensar si lo que estás haciendo en tu vida te llena y tienes claro que no es así, dar el paso puede ser duro al principio, pero está claro que es lo más lógico y responsable para el propio bienestar

Y ya sea por el bache emocional o por el replanteamiento vital, nuestras energías de búsqueda laboral no lograron materializarse. Y me niego a creer que fuera por la falta de trabajo para nosotros en la zona (ni en España). En cualquier caso, cinco meses después la situación comenzaba a hacerse insostenible y mi pareja aceptó un trabajo para pastorear ovejas en los Alpes franceses.
De vuelta a Francia por unos meses, decidimos comenzar la vida aquí. Cuando finalizó el contrato de mi pareja, estuvimos un mes aprendiendo sobre el sistema laboral y de formación francés y buscando trabajo. Y un mes en Zaragoza, nuestro hogar por muchos años, sirvió para cerrar etapa y concretar lo necesario: salimos hacia el país vecino cargados con lo mínimo para el verano, con una promesa de trabajo de 15 días a finales de julio y la posibilidad de compartir casa a partir de septiembre con una amiga que vive cerca de los Pirineos.
Es decir, que sin casa, sin trabajo, sin dinero, sólo con nuestro coche y unos 700€ ahorrados, hemos cruzado las montañas para iniciar nueva vida, con ganas y a la vez aterrados ante la incertidumbre.
Y todo esto me sirve para ejemplificar una serie de decisiones que pueden parecer difíciles al principio. Dejar todo atrás, salir de la zona de confort, para intentar algo distinto no ha sido tan difícil como pueda parecer. Cuando te paras a pensar si lo que estás haciendo en tu vida te llena y tienes claro que no es así, dar el paso puede ser duro al principio, pero está claro que es lo más lógico y responsable para el propio bienestar.
Hace casi ocho años que cambié mi rumbo profesional y los dos últimos he ido abandonando una serie de trabajos en los que aprendí mucho y que me ayudaron en mi formación como persona (sobre todo cuando cometía errores y luego me hacía consciente de ellos). Algo me decía que lo que buscaba no estaba allí y que ya había aprendido suficiente de ellos.
En realidad todos los trabajos que he tenido en la vida han ayudado a enfocarme y a eliminar áreas a las que ahora sé que no quiero dedicarme. Y en quince años de vida laboral, créeme que me ha cundido bastante.

Me he decidido a comenzar la vida que yo quiero y no la que otras personas me dicen que debo llevar

Esto de ir probando podría alargarse mucho más, pero en este punto me pregunto acerca de la necesidad de hacer las cosas de forma distinta. ¿Por qué no reflexionar de verdad y a fondo sobre mi trayectoria, lo que realmente me gustaría hacer, mis motivaciones vitales?
Cualquiera podría hacerse las mismas preguntas. El caso es si finalmente nos las hacemos o nos dejamos llevar por una falsa estabilidad (en cualquier momento las condiciones vitales pueden cambiar contra nuestra voluntad). O tal vez nos paralizamos por miedo. La excusa puede estar relacionada con la falta de tiempo para pararnos a pensar o a conocernos. Y hay otras muchas.
Incluso si alguna vez nos hemos planteado la pregunta, lo más fácil es que finalmente dejemos pasar la oportunidad de forma inconsciente.
Pues bien, este es el inicio de mi cambio, hasta una profundidad a la que siento que no había llegado aún. Me he decidido a comenzar la vida que yo quiero y no la que otras personas me dicen que debo llevar.
Y como primeros pasos inspiradores voy a recurrir a recomendarte dos entradas del blog de David Cantone. La primera, que verdaderamente me ha motivado en el inicio de este blog, habla sobre vivir la vida según tus propios principios. La segunda plantea 10 preguntas que te van a ayudar a descubrir tu pasión en la vida.
Tan sólo hay, por el momento, algunas cosas con las que discrepo del mundo del coaching profesional. Pero de momento no me implica grandes contradicciones el mensaje en su mayor parte.
Para continuar con la siguiente etapa de este camino, que recorro, como Ulises, en mi odisea personal hacia Ítaca, puedes visitar también la entrada mencionada arriba de viajar trabajando (parte I).
Si te ha gustado este primer post, te agradezco que lo compartas en las redes sociales. Y si te parece que tienes algo especial que aportar o alguna pregunta para completar el artículo, estaré encantado de que añadas un comentario.

(Visitado 69 veces, 1 visitas hoy)

1 respuesta

  1. 21 Abril, 2015

    […] inicié mi camino, de dónde partí al comienzo de escribir este blog […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza galletas, bueno, cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mipolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR