Ayuda para tu aprendizaje de idiomas. Parte I

Cómo aprender rápidamente un idioma, cómo mejorarlo, los métodos más eficaces y las redes y herramientas más útiles para ello. Desde la experiencia personal y los consejos de algunas personas expertas.

Algo tan valorado hoy en día como hablar varios idiomas sigue resultando, al menos en España, una meta difícil de lograr. Nuestra cultura no puede presumir en general de cosmopolita en el sentido de apertura a otras. Es cierto que provenimos de una buena mezcla y que las fronteras, aunque sólo sea para el turismo, están abiertas en este país para recibir principalmente ingresos de los extranjeros.

Esto que digo resultar algo brusco y muchas personas no se sentirán identificadas con estos valores, pero son los que creo que calan más hondo en nuestra sociedad y se reflejan bien en cómo aprendemos idiomas los españoles: bastante malamente.

Buscando el método

Buscando el método

La forma de aprender inglés, por ejemplo, que yo he vivido en la escuela y academias, se basaba sobre todo en escribir y escribir, tratando de memorizar por infinita repetición las normas de su gramática. Y no es que sea una de las gramáticas más complejas del mundo, más bien al contrario. Con todo, puedo decir que no se me da mal el inglés, pero lo he estudiado durante… ¡casi 20 años! Y aún puedo decir que no lo domino para expresar todo lo que quiero por escrito, que no puedo ver una película sin subtítulos y enterarme bien de todo o que hablando no dispongo de suficientes expresiones y giros para hacerlo cómodamente.

Sin embargo, llevo menos de un año en Francia y he sido capaz de llegar desde cero a un nivel suficientemente cercano al de mi inglés como para cuestionar el método de aprendizaje que he seguido en uno y otro caso. Y eso que los primeros cuatro meses me encerré en la pareja y la lectura, principalmente, estancando bastante mis progresos.

Factores clave para dominar un idioma

Hay una serie de factores que, a mi parecer, podríamos diferenciar como claves para ayudar en el aprendizaje de un idioma. Si todos ellos están presentes, será muy difícil que no te defiendas un mínimo en esa lengua en cuestión de unos pocos meses. Más adelante hablaré de métodos que pueden acelerar este proceso.

Para empezar, me limito a explicar los dos principales factores:

  •  La necesidad. Si emigras y te ves rodeado por gente que habla otro idioma o se convierte en un requisito para tu trabajo (por obligación debes comunicarte con otros compañeros, clientes, empresas extranjeras…), surgirá el impulso de aprender. Hay quien dirá que porque no tienes más remedio, pero analizándolo un poco desde mi experiencia, creo que ese impulso viene motivado en el fondo y entre otras cosas, para sentir que puedes hacer las cosas que hacías antes del cambio y para finalmente seguir recibiendo una valoración como persona. Cuando sientes que no puedes comunicarte es como si se perdiera una parte esencial de ti y por mucho que puedas llegar a negarte en la situación (que tal vez ha sido impuesta), a rebelarte con aprender la nueva lengua, por tu salud mental y física, finalmente tendrás que aprender unos mínimos.
  •  La voluntad. Esto está relacionado con esa rebelión de la que hablaba antes. Si no quieres aprenderlo, te buscarás la forma de esconderte en un pequeño reducto de personas de tu lengua de origen (tu familia, tu pareja, otros inmigrantes, estudiantes de intercambio/erasmus…). Y no habrá mucho que hacer, tu progresos serán lentos o inexistentes. Para ejemplificar, imagina que comienzas una relación con una persona de otro país. Te aseguro que la voluntad de aprender a comunicaros saldrá pronto a la luz, si existe una diferencia de idioma desde un principio.
Peace

Ross Pollack via Compfight

Otros factores, en relación con el proceso de aprendizaje

A continuación presento otros factores a modo de fases, en el orden propuesto. Están relacionados con la forma de aprender. Si se cumplen los dos anteriores, los siguientes se verán potenciados:

  1. Familiarizarse con la fonología. Es el primer paso lógico, como lo hacen los bebés. Antes de entender la gramática y escribir, es necesario hablar y para ello, hay que conocer cómo suena la lengua. En mi caso, he escuchado muchas conversaciones en francés antes de establecerme en el país vecino. Y aunque no participaba en ellas, mantenía mi atención en las mismas y poco a poco me hacía capaz de distinguir algunos sonidos que no tenemos en español. Por otro lado, al ser un idioma cercano, me sorprendía entendiendo palabras e incluso frases o expresiones. Unos meses más como oyente activo y procurando memorizar vocabulario me dieron las bases para el siguiente gran paso: hablar.
    • Para potenciar esta fase puedes convivir con nativos, escuchar emisoras de radio o ver películas en la lengua en cuestión. Es una buena forma de prepararse si lo que pretendes es emigrar a otras tierras y aprender su idioma en un futuro cercano.
  2. Memorizar el vocabulario básico, algunas expresiones comunes y los verbos principales y su conjugación (con el presente simple es suficiente para empezar).
    Para esta fase, existe una metodología desarrollada por Ramón Campayo, un experto en memorización que ha aplicado su método al aprendizaje de idiomas con muy buenos resultados. Su libro, Aprende un idioma en 7 días contiene consejos e información muy útil. He de decir que comencé a utilizarlo pero lo dejé por pereza y ciertos bloqueos (falta de voluntad) en una etapa temprana. Al principio, es imprescindible confeccionar la lista de vocabulario básico y si no partes de una ya hecha, toma un poco más de tiempo. Es fácil encontrar la lista hecha para inglés y creo recordar que también para alemán. Para francés, si te llama el método, puedo facilitártela yo.
  3. Lanzarse a utilizar el idioma. El método de memorización del que acabo de hablar en el punto anterior incluye algunos ejercicios proponen justamente esto. Es importante ejercitar el cerebro para que éste cree nuevas conexiones. Muchas personas que estudian idiomas dicen que hay un punto en el que comienzan a pensar en ese idioma cuando hablan y dejan de traducir del suyo. Sólo así puede conseguirse soltura y para eso hay que acostumbrarse a hablarlo.
    Al principio es difícil, realmente requiere esfuerzo mental. Y perseverancia y paciencia (nuestra y de quien nos escuche), y poco sentido del ridículo. Hacer grabaciones o hablar en entornos de confianza será de gran ayuda si te da vergüenza cometer muchos errores. Mejor tómatelo con humor, pide ser corregido cuando haga falta y prepárate a decir cosas que colocarán una sonrisa en tus interlocutores. Seguro que luego tienes muchas anécdotas para contar.
  4. Estudiar la gramática. Sí, prácticamente lo último y lo que más tiempo requiere, pero no es tan importante para hablar el idioma mínimamente. Realmente, en las primeras etapas, ya estas aprendiendo gramática. Conoces cómo se forman muchas palabras, cómo se estructuran las frases, cómo se conjugan algunos verbos. Con la práctica te será mucho más fácil estudiar y comprender la gramática. De hecho, si quieres profundizar, creo que es imprescindible seguir hablando el idioma a menudo a la par que estudias la gramática, porque de lo contrario ocurre como nos pasaba en el colegio: que a los días habíamos olvidado el uso y por tanto muchas reglas gramaticales que habíamos estudiado.
    Y toma su tiempo, pero ten en cuenta que de esta forma seguimos un proceso similar al de un niño pequeño en su desarrollo y que éste puede tardar un par de años en hablar y hasta más de 5 o 6 en escribir y entender la gramática más simple. Cuando compares tu progreso y veas que ese mismo nivel lo puedes lograr en un año o menos, comprobarás que merece la pena el esfuerzo y que no era tan complicado.
  5. Experiencia previa en el estudio de idiomas. Haber estudiado más idiomas es una ayuda extra, ya que comprenderás más rápido cuales son las partes de la lengua que debes dominar, cómo puedes aprenderlas (tendrás práctica previa del método) y todo el proceso didáctico al fin y al cabo que mejor se adapta a tu forma de aprender. Y si ese idioma tiene algo de parentesco con los que ya conoces, tendrás mucho camino recorrido.
    Es obvio que para aprender casi cualquier lengua occidental todo el tiempo que pasa una persona analfabeta en aprender a escribirla nos lo podemos saltar. Será diferente si queremos aprender chino, árabe, ruso, sánscrito…
    Igualmente podemos hacer la observación de que al menos, hemos aprendido en nuestra vida un idioma y con bastante éxito: el nuestro. Y aunque haya gente que arrastra ciertos problemas ortográficos, prácticamente cualquiera puede expresarse oralmente con éxito.

Siguiendo este proceso, más coherente, paso por paso y con ganas, no habrá idioma que se nos resista. Y si todavía te para el miedo a ser demasiado mayor (dicen que los niños aprenden más rápido, pero no estoy de acuerdo), a no tener suficiente memoria, a no tener hábito de estudio… Te puedo decir que por ser mayor, tienes más experiencia vital, tal vez también con el aprendizaje. Sabes lo que te funciona y lo que no. Tendrás más claro lo que necesitas en tu vida y eso es clave para definir el punto de apoyo sobre el que hacer palanca (necesidad y voluntad). Además, la memoria se puede entrenar y los hábitos se pueden cambiar. Basta con quererlo de verdad; hay muchas formas. Lo demás son excusas. Si no haces algo es porque, en el fondo, no quieres.

 

Para continuar leyendo sobre el tema y descubrir algunas herramientas útiles, puedes acudir a la siguiente entrada.

Nota: muchas de estas ideas las he sacado del libro Aprende a hablar un idioma en 7 días, de R. Campayo, que no se reduce para nada a un manual de memorización.

 

(Visitado 228 veces, 1 visitas hoy)

10 Respuestas

  1. Markus dice:

    Muy interesante, tengo que hacerme con ese libro de aprender idiomas en 7 días, tomo nota mental… y por cierto, la foto muy buena jeje

  2. Gracias. Ya te prestaré el libro.:)

  3. Luis dice:

    Muy interesante. Una sugerencia: puedes descargar gratuitamente un buen libro de inglés en http://www.leydeltriunfo.com

    Recomiendo esta guía a todos pero especialmente a los profesionales del inglés, a los universitarios y a todas las personas que tengan un nivel intermedio porque no se anda por las ramas; consigue la solución de miles de dificultades que ningún otro libro expone, quizá porque son muy complejas. Es un libro tan completo que servirá al que lo descargue para el resto de su vida, tenga el nivel que tenga. También me agradaría leer en su periódico comentarios sobre el tema de otras personas, aunque no sean profesores.

    Andrew Southall

    Nota de Miguel: Comentario re-editado, su contenido era demasiado extenso y puede encontrarse íntegro en la página de leydeltriunfo.

  4. Viajero dice:

    Muchas gracias, ahora que voy a china me vale mucho este consejo para aprender el idioma, se agradece y me voy de viaje chao!

  1. 4 febrero, 2015

    […] mí es importante conocer un idioma que se hable allá donde vayas. Poder comunicarte con un mínimo de fluidez te permitirá hablar […]

  2. 6 marzo, 2015

    […] hayas leído aún, sobre un cuestionamiento a la autoridad, interrogantes sobre la masculinidad o consejos para aprender idiomas. Un […]

  3. 26 junio, 2017

    […] recopilaban consejos para aprender idiomas, métodos, webs y algunas impresiones […]

  4. 9 julio, 2018

    […] tuyo. Ya he escrito sobre la autoridad, sobre viajar de manera más económica y sostenible, sobre aprender idiomas, sobre ahorrar en nuestro día a día, sobre la masculinidad, sobre mi viaje… Y aún tengo […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza galletas, bueno, cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mipolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies