La impaciencia del bloguero: una entrada con tira cómica

¡Un mes sin entradas!
¿Es esto un nuevo experimento bloguero? Tal vez estaba dejando tiempo a todos esos amigos que me dicen que no les da el tiempo para leer todo lo que he escrito hasta la fecha. O estaba tan ocupado que me había olvidado de este proyecto que comencé con tantas ganas.

Nada de eso. Es cierto que este mes he tenido la sensación de que el tiempo pasaba volando y que he estado más ocupado. Pero también he estado pensando mucho en el blog y en cómo lo he dejado de lado, en lo que a entradas se refiere. Por otro lado he conseguido arreglar el botón para suscribirse que no se mostraba como debía. Puedes aprovechar para probarlo y recibir mis nuevas entradas cómodamente en tu correo.

Sé que para que un blog siga vivo y reciba muchas visitas debe ser actualizado a menudo, con contenido interesante, claro. Aquí es donde me he planteado qué quería yo de este espacio. En realidad, me gustaría tener muchas visitas e interacción con la gente, y algún día, tener ingresos por esta actividad, directa o indirectamente.

Lo que tengo claro por el momento es que esto no es mi vida, es sólo un rinconcito de ella, que pretendo disfrutar. Así que no voy a pasarlo mal por no sacar una entrada semanal (o diaria, como los grandes blogueros). Me basta con escribir cosas que me apetezcan y ante las que me siente con ganas delate de la pantalla.

Me estaba pasando que con la serie de “10 formas de ahorrar” tenía la sensación de no acabar nunca y eso redujo mi apetencia de continuarlas. Llevo intención de terminar todo lo que había pensado. Si te gustó, aún me quedan cosas por proponer, no te preocupes. Lo que estoy haciendo es intercalar otras cosas. No tanto para cumplir un ritmo de publicaciones, que ya he descartado, sino por recuperar el disfrute con el que comencé.

Y es que en este mes se han ido materializando otras cosas en mi vida. La semana que viene firmo un contrato para trabajar en un instituto de secundaria como vigilante. Como ya contaba en la entrada anterior de mi ruta de vuelo, no conseguí el trabajo en marzo debido a que esperaban más de mi nivel de francés. Así que este mes he decidido hacer un gasto extra y hacer clases particulares intensivas durante tres semanas. Y he notado el empujón. Mi bolsillo también, así que toca apretarse un poco el cinturón un par de meses. Pero merecerá la pena, porque luego cobraré por el nuevo trabajo y es muy probable que tenga plaza en el mismo sitio para el curso que viene.

También he contactado con los agricultores de los campos de maíz donde trabajé el verano pasado para asegurarme otro ingreso en medio, aunque su duración sea de menos de un mes. Quién sabe, quizá hasta pueda tener un mes de prestación de desempleo…

Con respecto al encargo de dibujo que parecía que iba a salir, se cayó. A cambio pude hacer un pequeño diseño de publicidad para una asociación catalana. Así he aprendido bastantes cosas del mundo de la facturación y del régimen de autónomos. Lo siguiente será enterarme de cómo va eso de las declaraciones trimestrales (buf!).

Por último, metido casi con calzador también en este mes, he conseguido hacer el taller de instalación de linux con relativo éxito: lograr que cinco personas instalasen linux en su ordenador, a la vez que yo lo hacía en otro, durante cinco horas hablando en francés y tratando de resolver los diversos problemas (cada ordenador de su padre y de su madre, por supuesto, había hasta un mac y un mini-pc…). Por supuesto sólo finalizamos por completo dos instalaciones, pero retomaremos un segundo día para terminar.

Algo más animado, aunque aún lidiando con los ires y venires emocionales y anímicos, me siento algo más cómodo en la zona, con ganas de proponer más cosas, de interactuar con la gente que vamos conociendo, de hacer jornadas de juego en grupo, un poco tipo ludopedagogía. Me gustaría que la gente de por aquí conociera un poco esta metodología y una buena forma es presentar lo que yo conozco para que así, si les gusta, poder traer a gente que sabe mejor lo que hace y tiene más experiencia. Y es que creo que a muchos franceses les vendría bien jugar un poco y salir de esos muros de protección que percibo desde nuestro trato español, más caluroso. Ya sin pensar en como los percibirá una persona sudamericana o africana, por ejemplo…

Cierro pues esta entrada con su pequeña innovación: la tira cómica. ¿Qué te parece esta incorporación a mis entradas?

Me ha llevado su tiempo, pero me ha sentado bien retomar el lápiz y no estaría mal volver a coger soltura. Espero que te guste. Hasta pronto.

impaciencia

(Visitado 198 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza galletas, bueno, cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mipolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies