10 formas de ahorrar. Parte IV

Vamos con los consumos habituales energéticos y con otros servicios a los que casi toda persona tiene acceso. Tal vez logre acabar esta serie de 10 formas de ahorrar con éste. Para comprobarlo, deberás llegar al final.

7. Consumos en casa: luz, agua, gas, teléfono e internet

En nuestra vivienda habitual consumimos energía para hacer muchas cosas, pero sobre todo, en zonas donde el clima sea muy frío, muy cálido (o ambos), para mantener una temperatura confortable. La climatización y el aislamiento de nuestro hogar es muy importante, de cara a ahorrar una buena parte de recursos, ya sea que usemos electricidad, gas o estufas de combustión. Deberemos tapar agujeros y rendijas, buscar fugas térmicas importantes, como ventanas muy grandes con cristales simples, paredes expuestas al viento, techos sin buenos aislantes, tejados viejos o mal construidos y similares. Hay que tener en cuenta que un buen aislamiento protege tanto del frío como del calor. Lo mejor es hablar con una persona especializada, y si tiene conocimientos en bioconstrucción (o eco-construcción), tanto mejor, porque así conocerá métodos y materiales naturales para mejorar el estado de nuestra vivienda de forma sostenible. El ahorro energético mejorando el aislamiento puede reducirse en muchos casos hasta más de un 50%.

Si hablamos de la electricidad, seguro que hay muchas cosas que utilizamos de las que podemos prescindir. La publicidad y los estilos de vida que llevamos han ido integrando un sinfín de aparatos que lo hacen todo, para ahorrarnos tiempo y hacernos la vida más fácil. A cambio, tenemos que trabajar más para pagarlos, para sustituirlos en cuanto se rompen y para hacer frente al enorme gasto energético que hacemos con ellos. Hay quien vive sin frigorífico. Con un par de cambios en los hábitos de compra y dieta no es muy complicado hacerlo, pero hay ejemplos más simples de llevar a cabo, si éste te parece demasiado extremo. Esas cafeteras nuevas que te preparan un expresso en unos segundos: ¡son el mal! No pasa nada por esperar a que se haga el café en una cafetera normal al fuego, mientras acabas de comer o charlas con una visita que acaba de llegar a casa. Me puedes decir que eso también consume (gas o electricidad), aunque no podrás negar que existe un consumo masivo de energía para producir estos aparatos, distribuirlos y sobre todo, que existe un nivel de contaminación evidente al fabricar los taponcitos con las dosis. Es el súmmum de la ineficacia en cuanto a envases y despilfarro de materiales. Y era sólo un ejemplo. No voy a empezar a enumerar todos los electrodomésticos de los que podríamos prescindir. Creo que yo podría eliminar (y lo he ido haciendo con los años), casi todo salvo: lavadora, cocina, ordenador y teléfono. ¿Hay algo más que consideres difícil de eliminar? Y por supuesto, también conviene ir sustituyendo todo a medida que se estropea, por el equivalente de mejor eficiencia energética o de bajo consumo. Se me olvidaba mencionar las bombillas, que es lo más sencillo de sustituir. En cuanto al agua, consumimos, o mejor dicho, despilfarramos una gran cantidad que luego debe ser tratada: de nuevo un gasto energético global increíble. Tanto mas casi por el tratamiento de las aguas residuales en si que por su purificación para consumo. Los lavavajillas, fregar los platos a mano con el agua corriendo, las lavadoras con poca ropa, los baños y las cisternas del váter… todo ello gasta mucha agua si no hacemos un uso consciente. Ya hay muchas cisternas que tienen dos botones o un sistema para no soltar toda la carga de agua. Pero aun así es irracional su tamaño. Se puede reducir su volumen metiendo botellas de plástico llenas de agua y cerradas dentro de la cisterna. De esa forma, reducimos el volumen de agua que se usa. O llenar un balde o cubo con el agua de la ducha que no usamos mientras esperamos a que salga caliente.

The best place to think? by Bradley Stabler Brad

The best place to think? by Bradley Stabler Brad

Una opción que va algo más lejos es el  váter seco. Solo para gente que vive en el campo, ya que se trata de un asiento con un cubo en el que no se orina (al reducir la humedad disminuye el olor) y se cubre a cada uso con serrín. Se puede evitar el mal olor más de lo que parece solo con el serrín y luego aprovechar los restos para hacer compost para el jardín. Y claro, utilizaremos mucha menos agua. Hay modelos más complicados que requieren una instalación con obra y que resultan más cómodos para su uso final. Otro gasto controlable: el teléfono. Con los móviles, nos hemos ido acostumbrando a pagar contratos en los que el consumo mínimo mensual medio puede ser de 20 o 30 €. Antes de irme de España, logré reducir mis facturas a menos de 10€ acostumbrándome a enviar mensajes, o a llamar desde el fijo, con numerosas ofertas. Y sólo utilizándolo cuando era importante. Aquí, cada cual que relativice.

Telephones - Bangkok ; "City Of Angels", by Ronn aka "Blue" Aldaman

Telephones – Bangkok ; “City Of Angels”, by Ronn aka “Blue” Aldaman

También hay muchos servicios de llamadas voip o low-cost. No voy a nombrar el más conocido para no darle publicidad. Pero es fácil hacer una búsqueda de los mejores programas para hablar a través de internet. Y si son de Opensource con licencias libres (GPL), es decir, programas libres de código abierto, utilizables y modificables por cualquiera, pues tanto mejor. Por ultimo, cuando tienes que llamar a un número especial tipo 900, existe una fabulosa guía de los correspondientes números locales. Es decir, un número 900 en principio tiene una tarificación especial distinta que las llamadas locales, lo que lo hace más caro. Pero cada teléfono de este tipo esta asociado a otro normal. Esta lista ofrece las correspondencias de los números comerciales mas usados. Sin extenderme más en este apartado, ¿sabías que existe una alternativa para las conexiones comerciales y privatizadas a internet que se llama guifi.net?

8. Electrodomésticos

En cuanto al uso en si de los aparatos que tenemos, también podemos reducir el consumo y las formas de ahorrar se centrarán sobre todo en optimizar el uso que les damos. La lavadora, si va cargada, tanto mejor. En casa, siendo dos, nos basta con una lavadora cada semana o a veces cada dos semanas. Es cuestión de coger la costumbre y de no tener un trabajo en el que se mancha mucho la ropa, claro. El frigorífico, mejor si no lo abrimos demasiadas veces y si no metemos cosas calientes. Cuando hay espacio, sobre todo en el congelador, meter una botella de agua aumenta la inercia térmica, o lo que es lo mismo, ayuda a mantener la temperatura. Todos los cacharros que mantienen un piloto de stand by, consumen. Aunque pueda parecer poco, ya que son LEDs, a la larga también marcan diferencia.

Old electric cookers, Christchurch Electricity Museum

Old electric cookers, Christchurch Electricity Museum, by Snapshooter46

Y además, es posible cuestionarse la posesión de los que nos parecen más importantes. Hay muchos países donde se hace mucho uso de las lavanderías, o incluso existen lavadoras comunes para grandes edificios de muchos vecinos. Y no resulta mucho mas incómodo. Vivir con más personas también optimiza en general el uso de los recursos: cocinar juntos, compartir congeladores, lavavajillas, ordenadores, conexiones a internet y teléfono, etc. Incluso en bloques de pequeños apartamentos se pueden habilitar zonas comunes donde gestionar alguna de estas cosas. Por último, cuando finalmente decidimos comprar un electrodoméstico es cierto que es interesante atender a las clasificaciones de eficiencia energética. Pero en cualquier caso, siempre será mejor re-aprovechar un electrodoméstico ya fabricado al que no se le da uso, que comprar otro nuevo y generar el consiguiente gasto energético de fabricación, transporte y distribución. Vamos, que comprar de segunda mano seria mi primera opción. Para eso, se puede buscar en paginas de compraventa conocidas o en lugares específicos que recuperan, reparan y re-venden. Y existen tiendas especializadas, aunque los productos que venden son nuevos (Pentaplus en Alcalá de Henares y Ocasiones Sacoloco a través de internet), de las que hablan muy bien los usuarios de la pagina de consumidores y compras ciao.es. Un ultimo recurso seria una página que lista las tiendas en liquidación de la península. Es importante hacer una pequeña búsqueda con el nombre de la tienda elegida, porque los filtros de fiabilidad no siempre funcionan bien.

9. Bancos: alternativas para obtener préstamos y reducir las comisiones

Los bancos han sido el negocio de los últimos siglos. Sí, tienen historia, y últimamente más bien son cuentos de horror, muy bien explicados en infinidad de vídeos sobre la crisis y el sistema financiero. En resumen, centrándonos en el tema de esta entrada, formas de ahorrar, parece lógico evitar pedir más dinero y endeudarnos, sobre todo si evaluamos que no lo necesitamos. Pero resulta que a veces podemos necesitarlo. Para comenzar un nuevo proyecto o negocio, o para pagar algo que debemos.

Saving is for wimps! I have a plan for affordable housing, by woodleywonderworks

Saving is for wimps! I have a plan for affordable housing, by woodleywonderworks

En este caso, encuentro tres opciones distintas que evitan pedir préstamos a las grandes corporaciones bancarias, que se van a enriquecer mucho con el servicio que nos ofrecen y cuya ética social es bastante dudosa. La más sencilla es buscar un banco ético, caja o cooperativa financiera, con principios sociales y no puramente comerciales. Que no te engañen términos como banca cívica. Los utilizan ahora muchos bancos para lavar su imagen mientras invierten en industria armamentística, especulan y desahucian familias tras haber regalado préstamos hipotecarios por doquier. Las opciones alternativas son TriodosBank, Fiare, Coop57, Enclau, IDEAS, etc. La segunda opción, en el caso de lanzar un nuevo proyecto, creación artística o cualquier idea que requiera una cantidad de dinero inicial inabarcable por una sola persona (no-rica), es buscar una plataforma de crowd-funding y darle promoción desde allí. Estas plataformas ofrecen publicidad, normalmente a cambio de una comisión, para lanzar proyectos de todo tipo, de forma que los inversores son gente común que apoya esa iniciativa y que pueden aportar cantidades ínfimas (micro-inversiones). De esa forma se puede alcanzar ese primer capital necesario para comenzar. Hay muchas y diversas según el tipo de proyectos que apoyan, y siguen funcionando a pesar de ciertas oposiciones gubernamentales y privadas. Y existe una última posibilidad, similar a la anterior, que da un paso más y de crear una red de personas que piden y prestan dinero. Se trata de llevar el concepto peer-to-peer (p2p) al ámbito de los préstamos. Es posible que hayas oído hablar de las Bitcoins como el caso más conocido de la economía p2p. Pero aunque es un concepto innovador e interesante, no es exactamente a lo que me refiero, sino a empresas pioneras en este ámbito como Zopa (británica) o Comunitae (española, aunque cerró sus operaciones a finales de 2017). Como verás, las alternativas crecen como setas en tiempos de crisis. Y estas tres no son las únicas, aunque lo dejaré aquí para no alargarme más.

10. Consumo general

Y si aun te has quedado con las ganas, enumero algunas otras formas de ahorrar que amplían esta última (¡sí, lo he conseguido!) entrada sobre ahorrar y consumir responsablemente. Que sé que me ha quedado un poco larga, pero también la puedes leer poco a poco. Gracias por compartirla si te ha gustado.

Las 20 mejores webs de trueque

10 webs para conseguir productos gratis

20 webs de asesoría sobre consumo y otras cosas prácticas

Recursos para la crianza de los hijos

Por Miguel Bláquez Rovirosa.

(Visitado 107 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza galletas, bueno, cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mipolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies