¿Dónde me he metido?

Este blog está muerto sigue vivito y coleando. Después de unas semanas sin escribir vuelvo a las teclas para darle continuidad a esta pequeña creación que ya tiene más de un año.

Sí, no soy muy de celebrar cumpleaños, así que ni siquiera lo pensé allá por noviembre, de hacer ninguna entrada especial de aniversario, ni concurso bloguero ni nada de eso.

Me alegro de que siga vivo, a pesar de temporadas como esta. Y me alegro de ganar poco a poco lectores y visitas puntuales. Nada que ver con los blogueros profesionales a los que procuro seguir; después de todo, yo no vivo de eso, sino que tengo otras preferencias por el momento y desde el principio, el tiempo dedicado al blog está limitado por el resto de cosas que hago.

Eso sí, vuelvo a escribir para contarte que este último mes, después de la última visita a España, comencé a tope participando en varias actividades sociales, como unas jornadas de economía social y solidaria, un pequeño taller de ludopedagogía, la creación de una ressourcerie (el término en español podría ser reciclería, centro en el que podemos recuperar objetos estropeados antes de tirarlos, aprender a repararlos…), un proyecto en el instituto en el que trabajamos con un grupo de alumnos con Minecraft (breve explicación de este ejemplo de gamificación de las aulas, gracias al aprendiz de enseñante), una chocolatada, tardes de juegos de mesa

Vamos, que he reducido horas de estar frente a la pantalla de mi ordenador para estar cara a cara con otras personas. Y claro, me ha sentado bien pero me ha restado tiempo para continuar con el blog.

Tarawcon-sur-Ariege

Tarascon-sur-Ariege

Y cuando tenía tiempo, he de decirlo, no tenía muchas ganas, porque he pasado un mes duro emocionalmente. Me he tenido que enfrentar a la realidad de mi trabajo con adolescentes en el instituto de secundaria en el que trabajo como vigilante / asistente de educación.

Mi enfoque antiautoritario me ha acarreado dificultades, al igual que a mis compañeros, que han debido subir el nivel de dureza para que los alumnos no se desmadraran demasiado. Y es que en una estructura con límites estrictos, marcados y en general basada en la autoridad, no es posible relajar las normas sin riesgo a perder el orden reinante.

Sigo sin estar de acuerdo con la autoridad, pero entiendo que no es posible trabajar de otra forma dentro de este marco. El hecho de haber comenzado con el proyecto de Minecraft en el centro y el de que todavía no soy capaz de explicar bien mi posición con respecto a la necesidad de los límites y a la forma de utilizarlos, me han hecho tomar la decisión de permanecer hasta el final de curso, a pesar de lo que me pueda costar. Soy consciente del trabajo que me queda por hacer y de que algo tengo que aprender de todo ello.

De cualquier manera seguiré procurando moderar mi forma de dirigirme a los alumnos y de evitar más violencia de la necesaria. Si alguien se sorprende de escuchar que estoy contribuyendo a cierto tipo de violencia, puedo decir, para empezar, que la escuela, tal y como está concebida, es inherentemente violenta, ya que obliga a los alumnos a hacer cosas que no quieren. Y ahora mismo yo soy una pieza de este sistema.

Hablo más de esto en otra entrada, porque merece su tiempo. Y te seguiré contando en mis entradas de ruta de vuelo sobre mi progreso personal en este camino que he elegido.

Por el momento, como de costumbre, habrá otras tantas intercaladas de todas las cosas que se me pasan por la cabeza, así como de iniciativas interesantes de cambio y evolución social.

Gracias por seguir acompañándome. Hasta la próxima entrada.

(Visitado 116 veces, 1 visitas hoy)

7 Respuestas

  1. marcelo dice:

    Ostras! Me alegra leerte, aunque alguna parte suene un poco mas dura. Esperando la siguiente entrada de este blog no profesional que siempre me hace reflexionar.

  2. Marcos Domínguez dice:

    Ánimo Mike!! Ciertamente la escuela es violenta y comprendo lo odioso que es tragar con un sistema que no compartes (a mi me ha pasado también), por eso te envío ánimos desde Zaragoza, mucha fuerza y suerte, ya sabes que “la mierda pasa” tarde o temprano. Un abrazo!

  3. Gracias a los dos por los comentarios. Espero que también vosotros sigáis desenvolviéndoos en vuestro camino. Un par de abrazos!

  4. Marimar dice:

    Me alegra mucho volverte a leer , tenía mono de ello. Tu blog “no profesional” llega a la gente más que muchos profesionales porque tratas temas que la gente de a pie quiere saber, o intenta comprender en este momento de crisis como ruptura , desanimo o confusión. Es un blog sincero con opiniones claras y abierto a debates que, en definitiva es lo que clarifica un poco este desorden.
    Tu blog me ha animado a escribir de nuevo, pues lo tenía en desuso y casi se me había olvidado, y me siento bien haciéndolo.
    Sigue contándonos tus experiencias y tus convicciones para estimularnos a pensar.

  1. 14 abril, 2015

    […] me ha sorprendido, pero del que no me había hecho consciente. Y gracias a verlo, aunque esté en un puesto que no me llena y en el que tengo ciertas dificultades emocionales, puedo intentar conectar más a nivel humano con […]

  2. 26 junio, 2017

    […] ido encontrando proyectos motivadores y cambiando de trabajo, dando con uno en el que tengo muchos retos y […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza galletas, bueno, cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mipolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies