La irrelevancia

Lo primero y más importante es que lo que vas a leer es completamente irrelevante.

Mientras cojo carrerilla con mis entradas, te traigo de nuevo una colaboración. De nuevo te presento a Marcos Domínguez Allepuz, que ya escribió un artículo sobre la verdad y ahora se lanza a anunciar la irrelevancia de nuestras mayores comeduras de tarro. Disfrútalo!


Lo primero y más importante es que lo que vas a leer es completamente irrelevante. Ahora que lo sabes, te invito a que antes que malgastar tu tiempo leyendo mis desvaríos lo inviertas en algo de provecho, como contemplar la belleza del atardecer, abrazar a un ser amado o echar un buen polvo. Si has elegido seguir leyendo, ahí va:

Miguel me pidió hace semanas escribir un artículo y desde entonces he estado rompiéndome la cabeza sobre qué tema tratar.

En su momento barajé escribir sobre el conflicto entre libertad e igualdad, pues ésta última, convertida en imperativo social, acaba por entrar en conflicto con la primera. Luego, tras leer la Vida de los Doce Césares de Suetonio pensé en hacer una reflexión sobre el poder, ilustrándola con anécdotas de las fascinantes y terribles vidas de aquellos emperadores romanos. Más tarde, inspirado por mi lectura actual, Elogio de la anarquía por dos excéntricos chinos del siglo III, pensé en hacer una comparativa política entre China, Roma y nuestra sociedad actual. Finalmente decidí descartar todas ideas, la razón: he llegado a la conclusión de que son irrelevantes.

irrelevancia

Question Vanishing, por Hartwig HKD

¿De qué sirve escribir una disertación sobre estos intelectuales asuntos, por sesuda que sea? Para nada. Porque desde hace milenios hay gente discurriendo y comentando sobre estas cosas y en lo fundamental no ha servido para nada. La gente sigue moviéndose por los mismos impulsos que cuando iban a ver gladiadores descuartizándose en el Coliseo o que cuando cazaban mamuts en la prehistoria. Milenios de filósofos griegos, profetas semitas, gurúes asiáticos, y ahora, ideólogos e iluminados occidentales, para que todo siga básicamente igual. La gente quiere seguridad, quiere placer, quiere estatus, quiere amor. Si Dios es uno o trino se la pela. Entre Platón y Aristóteles se quedan con un bocata de jamón.

bocadillos-5

bocadillos-5, por Jules

Y a mí personalmente me parece muy lógico y muy bien porque la felicidad va más por la aceptación de nuestra simple naturaleza que por su negación y artificial sustitución por algún rebuscado sistema moral. Los “sabios” llevan toda la vida diciéndonos cómo debemos ser, sobre qué debemos pensar, dictando normas y tabúes, tratándonos como imbéciles, como si el resto fuésemos meras sombras imperfectas del ese humano ideal y verdadero que ellos aspiran a encarnar.

 

 

La realidad es que simplemente somos como somos, y que no hay nada que redimir ni cambiar, el ser humano es bello y terrible tal cual es, grandioso para lo bueno y lo malo, dios y bestia al mismo tiempo. Basta de sermones. Basta de utopías. Basta de postureo. Todo eso es negación de lo que somos, abominación de nuestra propia naturaleza.

No me voy a extender más porque si lo hago caeré en lo mismo que estoy criticando, en la vanidad intelectual y el complejo de gurú. Mi escueto texto es más que suficiente para que el que quiera entender entienda. Y el que no entienda, pues tampoco se pierde nada. Un saludo.


Gracias, Marcos, por tu texto. Aunque hace días que me lo enviaste, ha caído en buen momento. El siguiente digo yo que me toca a mí.

Y gracias a ti, que estas leyendo esto, por tu visita. Cuando menos te lo esperes, podrás leer una nueva entrada. Un abrazo.

Entradas relacionadas:

(Visitado 98 veces, 1 visitas hoy)

4 Respuestas

  1. Marcos Domínguez dice:

    Lo mejor del artículo, la foto del bocata de jamón 😛

  2. Marimar dice:

    Pienso como tu Marcos. La vida es más sencilla que todo lo que queramos elucubrar, disertar o rebuscar. Las personas nos conformamos con una buena charla con amigos bebiendo una cerveza o sencillamente bebiendo una cerveza mirando al vacío sin tener nada que hacer, disfrutando del sol de primavera en un parque, teniendo techo bajo el que vivir, sentirse querido y dando amor, y con algo de dinero para sobrevivir. Todo lo demás es irrelevante.
    Me alegra verte otra vez por aquí. Un saludo.

  1. 25 Julio, 2015

    […] de entradas más o menos serias, que por lo general le acababan resultando densas y a veces incluso irrelevantes. Necesitaba cambiar para retomar su actividad en el […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza galletas, bueno, cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mipolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies