Vacaciones… permanentes?

Breves noticias de divagaciones vacacionales, sobre mi vida aquí en Mindelo.

Dos meses y dos semanas en Cabo Verde, más de dos meses en Mindelo. Navego por las páginas de mi lector de libros electrónicos, dibujo como hacía años que no lo hacía, duermo “de más”, tomo cafés y helados, asisto a pequeños conciertos en directo a menudo… Lo intercalo todo con la presencia en la Marina. Lo mezclo inseparablemente con la gente que conocemos, no sólo capitanes y tripulantes. El cóctel resultante es una especie de vacaciones de placer sin la sensación de que pronto se acabarán. No han hecho más que empezar.

Una de las inspiraciones de estas últimas semanas es un escritomúltiple de Vivian Abenshushan, escritora defensora del ocio y del “no hacer”. Esa tarea tan complicada para los infectados, como yo, de la enfermedad de la época: la productividad.

 

A post shared by miguel (@miguelblazquezrovirosa) on

Sus ensayos mantienen una sana y perezosa actitud crítica hacia la era del capitalismo y el trabajo como valor social e incluso moral. No siento que me esté convenciendo de nada. Simplemente, sus frases resuenan en mi interior, durante mis pausadas lecturas, en un eco de lo ya conocido. Evocan lo que yo siento y que hasta ahora no lograba expresar claramente con palabras.

Por qué he dejado dos carreras a mitad. Por qué ninguna de mis actividades laborales han durado más de año y medio, a excepción de una que me permitía trabajar durante seis meses de forma intermitente y descansar los otros seis. Por qué me he marchado de Francia ahora que comenzábamos a hacer una vida y teníamos una cierta estabilidad. También era, casualmente, el momento de comprometerme con la búsqueda de una ocupación laboral, una nueva formación o algo que definiera, como llamaba la agencia estatal de empleo, mi currículo profesional.

Lo explican todo. Por qué no me gusta el trabajo. Al menos, tal y como está definido en la sociedad actual.

 

A post shared by miguel (@miguelblazquezrovirosa) on

Y en este periplo nómada estoy conociendo mejor mis principios. Gracias no sólo a mis lecturas, si no sobre todo al tiempo de que dispongo para reflexionar sobre ellas. A veces para discutirlas incluso, dibujarlas, transcribirlas y poco a poco, apropiarme de ellas tras un meditabundo proceso de digestión. También respira mi lector de libros electrónicos, volando sobre las novelas del mundodisco y otros interesantes hallazgos.

A veces estas lecturas producen una pequeña crisis cuando tocan temas espirituales o personales (lo que me ha pasado releyendo El lobo estepario) o ante los que siento una especie de atracción o compromiso en gestación perenne, como la educación y la escuela (escritos en contra de ella, como El enigma de la docilidad, de Pedro García Olivo).

De todo ello disfruto, en esta nueva época de mi vida, en la que estoy re-aprendiendo el arte de vivir. Y mientras, me sigo dando golpes contra las mismas piedras e incluso otras nuevas.

Actualización: llegado el momento de publicar esta entrada, llevo unos días preguntándome qué hago aquí todavía, en el mismo lado del océano que hace tres meses. La apatía amenaza con tragárseme y llevo días sin apenas dibujar ni disfrutar de este día a día vacío. Todo un vuelco con respecto a lo anterior, que probablemente cambie de nuevo en unos días. Esto también es parte de mi vida ahora. Subir y bajar. Como siempre. Y a la vez, como nunca.

(Visitado 63 veces, 1 visitas hoy)

6 Respuestas

  1. Marcos dice:

    Je suis très content d’avoir de vos nouvelles! J’ai pensé que maintenant vous seriez en America mais je vois que le voyage intercontinental n’est pas facile de faire. Bonne chance mes amis!

    PD: La frase “SI trabajar es salud que trabajen los enfermos” es genial 🙂

    • Et voici mon ami, le gabacho! Dis donc, tu fais des progrès!
      Sí, todavía atascados en Cabo Verde y algo desanimados. empezando a barajar opciones prohibidas por nuestra religión… A ver si movemos pronto. Barcos que crucen, prácticamente ya no quedan. Nos queda una sola opción y no es segura. Ahora voy a ponerme a mirar opciones de vuelos. En fin, se aprenden muchas cosas en la vida. Muchas lecciones.
      Un abrazo bien grande!

  2. Marimar dice:

    Pienso que tu búsqueda continua es muy significativa en cuanto a la insatisfacción con el mundo actual tal y como esta gestionado, y ademaś tu instinto te dice que tu puedes hacer algo aunque no sepas exactamente lo que es, y cambias y rebuscas con tal de encontrarte a ti mismo en sentido puro y creo que algo estas consiguiendo , dándote cuenta que existen muchas opciones de búsqueda o de encuentro. En realidad esas “vacaciones” son también productivas por ello estas creando y leyendo, todo aquello que tenías aparcado y que son beneficiosas para ti y para los que te rodean. El abatimiento y la depresión son filogenéticamente adaptativos, cuando la duración y la intensidad son grandes son cuando se convierten en patológicos y este no es el caso, pues tus bajones duran poco y vienen cargados de actividad. Las dudas existenciales nos recuerdan que existimos y nos dan una colleja de vez en cuando para reconducirnos en nuestro camino elegido o deseado.
    Pienso como Marcos que la frase” Si el trabajo…” es estupenda, en nuestro tiempo se decía “Si el trabajo es salud, ¡Que viva la tuberculosis!”Jaja. Vive intensamente el momento, aprovecha de los ratos de relajación, disfruta cada novedad y y goza de la paciencia de la espera del viaje que puede ser en cualquier instante , el destino hace que en segundos te cambie la vida, por lo menos esa es mi creencia. Un abrazo muy fuerte.

    • miguel dice:

      Eso hago o pretendo. Pero hay momentos en los que se me acaba la paciencia. Y estoy llegando a uno de ellos. Ahora mismo nuestro rango de decisión es limitado. Aunque eso no lo hace más fácil.
      De todas maneras y pese a que hay momentos en los que hay morriña del confort previo, toca mover. A ver cómo evolucionan las cosas esta semana.
      Un abrazo

  3. Marcelo dice:

    hola! que alegría leerte y tener alguna noticia, como Marcos os hacía ya en América, vacaciones bienvenidas y el no hacer nada reivindicativo, todo cuenta, cada segundo. Una experiencia más a vuestra mochila de esta este viaje que solo sabéis cuando empieza. Sigue disfrutando de estar vivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza galletas, bueno, cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mipolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies