Tan sólo

¿Qué estoy haciendo por el mundo? ¿Qué le ofrezco a la humanidad? ¿Acaso estoy obligado a hacer algo?


No soy una persona influyente ni rica, dueño de una gran empresa, ni cabeza de ningún partido político.
No soy activista, ni militante, ni voluntario.
No tengo un puesto de trabajo importante respaldado por un máster, ni siquiera una carrera universitaria.
No he tenido hijos, ni comprado una casa. No me he asentado a mis treinta y seis años, a pesar de llevar doce en una relación de pareja.

¿Qué poder tengo? ¿Qué he hecho de especial para cambiar el mundo? Nada de especial.

image

Tan sólo dejé una carrera que no me gustaba, evitando arruinar a mis padres con terceras matrículas y desquiciarme. E inicié un ciclo formativo, algo más humilde y práctico, sobre algo que me gustaba hacer.
Tan sólo he ido cambiando de trabajo, sin mantener ninguno más de año y medio, probando un poco de todo y con sueldos más bien modestos. Adquiriendo experiencia y conocimientos de cada puesto y del entorno que me rodeaba.
Tan sólo he aprendido a vivir en pareja, a hacer durar la relación, a comunicarnos y a mejorar cada día. Y a afrontar las dificultades que llegan a menudo.
Tan sólo me he enfrentado a mis debilidades, viendo poco a poco más claramente mi saco de defectos. Ganando en consciencia y observando todo lo que me queda para conocerme. Tratando de reprogramarme o, al menos, de aceptarme.
Tan sólo he dejado mi país de origen para iniciar vida en otro en el que no conocía la lengua, pero dónde tenía más oportunidades laborales y un apoyo social mayor.
Tan sólo he aprendido a salir mi zona de confort en espiral, haciendo círculos, pero yendo cada vez más lejos.
Tan sólo he creado un blog que trato de mantener alimentado, para expresarme y dejar constancia de todo ello.
Tan sólo he decidido vender o regalar tres cuartas partes de mis posesiones materiales para irme a viajar, comenzando una etapa de mi vida como nómada, hacia un nuevo continente, por medios de transporte nuevos, como un velero, sin límites de tiempo. Procurando moverme reduciendo el gasto, lejos de las costumbres consumistas del turista medio.
Tan sólo intento llevar este tipo de vida alternativa a los patrones marcados por la sociedad, no sólo para demostrar que es posible, si no también porque quiero.

image

No es gran cosa, en comparación con lo que hacen o han hecho las grandes personalidades de la humanidad a lo largo de la historia. Y hay muchas otras personas que hacen cosas muy parecidas a todo lo que he mencionado.
Pero me vale para sentirme satisfecho con ello. Tal vez no cambie nada de mi entorno. Porque todo cambio comienza en uno mismo, y eso ya cuesta bastante.

El único poder que reconozco es el de llevar las riendas de mi vida. El de ganar la libertad suficiente para continuar con mis planes a pesar de todas las pegas y consejos en contra que, con toda su buena intención, me hace llegar una sociedad en la que no encajo. Y en la que me sorprende, de hecho, que un ser humano libre pueda encajar.
Autarquía por bandera, insurrección de la mente. Liberar la conciencia.
Tan sólo aspiro a eso.

(Visitado 148 veces, 1 visitas hoy)

7 Respuestas

  1. Marimar dice:

    ¿Te parece poco? No hace más el que se conforma con lo predeterminado y se limita a establecerse y gana grandes posesiones, olvidando crecer como persona, sin cuestionar nada. Tu has tenido la valentía de buscar dentro de ti e intentar ampliar las miras hacia un horizonte mucho más extenso, evolucionando como persona , preguntándote en todo el momento el porqué de tantos encasillamientos, creando de diferentes maneras un espacio que sea más ético, congruente, ecológico, equitativo y desinteresado. No hace falta ser muy conocido y hacer grandes empresas, porque son pocos los que tienen acceso a tales cosas, pero vas poniendo tus grandes granos de arena para que se produzca el cambio y a la vez vas conociéndote mas intensamente. Esa valentía de la que te hablo es la de hacer tanto con tan poco , es la que te hace grande aunque tu no lo sepas , es en definitiva la honestidad de no pretender más que este mundo sea mejor sin creerte protagonista aunque lo eres, pues sin personas como tu no llegan las transformaciones . Estoy muy orgullosa de ti, siempre lo he estado, pero a medida que pasa el tiempo te vas superando. Un abrazo fuerte.

  2. Itziar dice:

    “Tan sólo”, o “tanto”?… En mi opinión venimos a este mundo para “Ser” y no para “tener”, para “Vivir” y no para “sobrevivir”, y para “Amar” en todo su amplio sentido y no para “someter” ni vivir bajo el miedo… Para ello el único camino que hay es mediante nuestra búsqueda interior, ya sea quietos en un sitio o moviéndonos, cada uno como consideramos, pero sacando valentía para mirar hacia dentro de nosotros mismos y trabajando para poder llegar a nuestra esencia y vivir desde la energía del Amor…
    Los éxitos externos la mayoría de las veces son para cubrir esos vacíos a los que no nos atrevemos a mirar y para inflar egos ya que pensamos que sin ellos no somos nadie… Seguir los patrones que marca la sociedad sin ningún tipo de conciencia es lo fácil. Pero tengamos en cuenta que dicha sociedad la formamos cada uno de nosotros aportando todos nuestro granito de arena, de ahí nuestra responsabilidad de hacia qué dirección queremos apuntar. Y desde luego si nuestra elección es hacia un mundo mejor, basado en unos principios y valores que realmente merezcan la pena, donde brille la bondad y la sensibilidad, nos toca ser valientes y luchar por ello… pero siempre de dentro hacia fuera. Eso es lo que nos hace grandes.
    Como dice la sabia frase: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Tú estas siéndolo desde el momento en que te planteas tu evolución a través de todas esas cuestiones que nos vas contando, y por lo que leo actuando fielmente a ellas.
    Vas por buen camino y no dejes de compartir 😉

    • Gracias, Itziar. Estoy contento con el camino que sigo. De eso trataba la entrada.
      Tal vez, cada persona que lea se pare a pensar y a comparar con su vida y se dé cuenta de que tiene muchas cosas en común; de que los “tan sólo” se acumulan fácilmente. Y puedan auto-enviarse un poco de energía positiva y amor hacia sí mismos, sin dejarse avasallar por los culpabilizantes y paralizantes “no hago suficiente”.
      Un abrazo

  3. Alex dice:

    Me encanta, compartido queda en mi página. Muchos abrazos, Miguel.

  1. 8 Mayo, 2017

    […] Tan sólo, por Miguel Blázquez Rovirosa en su blog Sé volar pero no me acuerdo (5.5.17). […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza galletas, bueno, cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mipolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies