Las máscaras no son inamovibles

Al escribir un diario durante mi viaje, de vez en cuando rescato alguna pequeña chispa de inspiración que me parece pertinente volcar al blog y compartir contigo. Hoy la cosa va de la personalidad y las máscaras.

Hace unos días, en el que tras enumerar mi lista de propuestas para el día, utilidad estrella de mi diario, me dio para reflexionar sobre mi auto-imagen y mi personalidad.

Está en el concepto que tengo de mí mismo esto de planificar. Funciono así, y me encuentro cómodo con ello.

Como a mucha gente le ocurre, me da una sensación de cierto control sobre lo que ocurre en mi vida. Por mucho que sea una ilusión. Me siento de ese modo partícipe de ella y no un mero receptor que se limita a reaccionar ante los eventos que le llegan. Soy proactivo.

A pesar de ello, desde que estamos de viaje he comprobado que soy capaz de fluir bastante con la improvisación y que a veces la disfruto. Es una sensación de libertad y ligereza. E incluso para alguien que prefiere tener todo previsto, y que por tanto, planifica y encuadra su día a día, ponerse a prueba en este sentido resulta muy motivador porque suele abrir ciertas puertas.

Los test de personalidad Myers Briggs

Ayer mi compañera me pasó unos test de personalidad, conocidos como Myers Briggs Personality (MBPI). Hice las versiones reducidas por Internet, que ya dan pistas de por dónde van los tiros y que ratificaban bastante rotundamente con acertadas preguntas esta forma de ser mía.

El método completo es mucho más extenso y se basa en la psicología desarrollada a partir de Jung. Resulta muy interesante por las conclusiones a las que lleva, viniendo las descripciones acompañadas de los orígenes de estas formas de ser y por los pasos a dar para sanar heridas y evolucionar hacia nuevas etapas.
Hay tras estos test una ciencia, si es que a la psicología se la puede calificar como ciencia exacta, un poco más aceptada que la astrología, por ejemplo, gran estrella de este tipo de clasificaciones. El resultado, de todas formas, es similar: se describen varios arquetipos de personalidad diferentes, limitados, en los que se puede distribuir a todo el mundo y que son combinables en torno a distintos factores.

mascaras y etiquetas

horoscopo, por Kellepics en Pixabay

Debo decir que he llegado a leer algunos libros de astrología en los que las descripciones de personalidad y los rasgos eran sorprendentemente concretos y acertados, para mí y para algunas personas que yo conozco. Me refiero a libros serios, claro, y no al típico horóscopo de revista o de blog de nueva era.

Pero lo que estos test de Myers Briggs plantean y hacia dónde están dirigidos, merecen una mención especial por el aporte que añaden.

La personalidad definida y las etiquetas

El caso es que, para empezar, todas estas herramientas, que mucha gente le fascinan, no sólo como entretenimiento, sino porque pueden comprender con ellas mejor al ser humano, pueden resultar muy útiles para conocerse a uno mismo. Acierten o no, hay una serie de rasgos que resuenan más, o descripciones y preguntas que te hacen reflexionar sobre cuál sería tu respuesta o forma de pensar con respecto a un tema. Te acabas centrando en ellas y eso aporta luz.

No solemos verlo desde una perspectiva más flexible que esto, sigamos o no la tira del horóscopo de la semana. Tenemos una imagen personal creada a lo largo de los años. Dejamos nuestro concepto de nosotros mismos intacto, reducido a una serie de etiquetas que nos ha puesto la gente de nuestro alrededor. Nos las hemos creído, sin más.

Y lo que es peor: creemos que todas esas definiciones de nosotros mismos, por acertadas que puedan ser, son inamovibles. Y eso hace que estemos encerrados en una jaula psicológica que creemos real. Gran error.

Atrapados por nuestra máscara. Pixabay

Las máscaras no son inamovibles

Como muchas corrientes psicológicas o de desarrollo personal defienden, incluida la que sustenta estos test mencionados más arriba, las clasificaciones pueden servir inicialmente para conocer nuestro punto de partida o momento actual. Así, entendemos mejor nuestra personalidad y la forma en que afrontamos la vida.

Pero eso no es estático y no debería serlo. Siempre tenemos la oportunidad de avanzar a partir de ahí. Y cuanto más conozcamos de nosotros mismos y de los motivos que nos llevan a ser como somos, mejor equipados estaremos para cambiarlo, si no estamos conformes con ello. O si no nos hace bien o nos estanca en un punto doloroso para nosotros y/o para las personas que están a nuestro alrededor.

Máscaras que nos definen, máscaras que nos separan. Pixabay

Defiendo una vez más el auto-análisis, las valiosas herramientas que tenemos a nuestro alrededor, en una bufé libre, variado y adaptado a gustos. Ya elijamos la psicología más tradicional, la terapia Gestalt, el psicoanálisis, la psicomagia, las constelaciones familiares, la decodificación celular, los test como el de Myers Briggs, la kokología, las plantas sagradas indígenas, la kinesiología, la meditación, el yoga, la escritura automática, la hipnosis… ¿Te suenan? ¿Te dan curiosidad? A mí me faltan unas cuatro de esa lista por probar y casi no he profundizado en el resto. Ya sabes dónde buscar sobre ellas y probablemente tengas acceso allá donde vivas a muchas de ellas.

Es un trabajo apasionante que nos puede llevar muy lejos. El precio, más allá de lo económico, es la responsabilidad y el esfuerzo de pensar en ello. El premio puede ser inmenso.

(Visitado 23 veces, 1 visitas hoy)

1 respuesta

  1. 30 noviembre, 2018

    […] llevan parte de razón al observar que crea una burbuja que nos acaba encerrando, llena de creencias que nos limitan y nos impiden avanzar y expandir nuestra conciencia. Lo que pasa es que sus consejos, que parecen tan bonitos y […]

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza galletas, bueno, cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mipolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies