La cultura del miedo, la mayor prueba para la humanidad

La cultura del miedo es el caldo base en el que se baña el mundo hoy en día, tal vez desde hace milenios. Es una creencia global muy fuerte y también una ilusión absurda y alienante.

Estoy que gruño. Tras varias conversaciones en las que he oído acerca de los caramelos envenenados y las manzanas con cuchillas de afeitar o los chocolates con agujas de coser durante las fiestas de Halloween, en Canada y Estados Unidos, me he puesto a buscar un poco por internet. Me suena a caramelo regalado por la cultura del miedo.

Las escalofriantes historias de Halloween

Por supuesto, la página norteamericana para desmentir bulos de Snopes ha aparecido de las primeras, seguida por un artículo de Wikipedia y un foro de Calgary.

En todas se ratifica que estas historias son leyendas urbanas o bulos, creados a partir de casos aislados que tienen una explicación muy diferente a la de que hay muchos locos que tratan de matar niños durante esta festividad.

cultura del miedo halloween

La cultura del miedo en su máximo esplendor

Para empezar, no se ha registrado ninguna muerte por envenenamiento de este tipo. Hubo una de un niño que fue envenenado por su propio padre para cobrar la póliza de un seguro de vida que acababa de suscribir y otra de un niño que accidentalmente tuvo acceso a la heroína de un tío suyo y la consumió pensando que era un dulce.

Otras muertes de niños por estas fechas han sido descartadas de ser causadas por envenenamientos debidos a los caramelos. Han sido coincidencias originadas por causas naturales o enfermedades preexistentes, no relacionadas en el consumo de ninguna sustancia obtenida en el truco o trato.

Hablando de las cuchillas o agujas, en la mayor parte de los casos registrados, el responsable de la introducción de estos objetos que difícilmente pueden resultar letales, por otro lado, era un niño o adolescente tratando de sorprender o asustar a sus padres, a un hermano menor o a los amigos. Es decir, no había un adulto involucrado en la idea y menos tratando de asesinar a un menor.

Sí que parece haber habido mas casos sospechosos de este tipo. Hasta donde he leído, parece ser que todo eran bulos o bromas. Aunque hay bastante información disponible y nada claro, sin una investigación concienzuda. Si te da curiosidad y descubres algo al respecto, no dudes en comentar.

De dónde salen estas historias y cómo apoyan la cultura del miedo

Estas historias comenzaron a finales del siglo XIX y se popularizaron en los cincuenta. El protagonista era el veneno, como una leyenda urbana para dar miedo y posteriormente salió a la luz alguna macabra broma en los sesenta con agujas, a partir de la cual se creó una ley al respecto en los Estados Unidos para evitarlos.

Después, el boca a boca, el gusto por el mito y la cultura del miedo han hecho el resto. Lo que llevará finalmente a que dada la idea, alguien se decida en algún momento a ponerla en practica.

El resultado es muy conveniente para la industria del dulce, que gracias a sus pequeñas muestras de caramelos envasados, se asegura las ventas, dado que nadie se fía de caramelos o frutos secos «a granel» o de la fruta fresca. No digo que sean los iniciadores del mito, por supuesto, pero evidentemente les ha venido muy bien.

También es conveniente para propagar ese maldito zeitgeist del terror y la desconfianza en el prójimo.

Es como lo del autoestop. Si le dices a cualquiera que has hecho dedo, se asustan pensando en que te puede llevar cualquier loco y secuestrarte o torturarte. Si se lo planteas hacer como conductor, pensarán que los autoestopistas pueden ser peligrosos y atracarte o robarte el coche.

Lo mires por donde lo mires, hay peligro en todas partes y nadie lo hará. Bueno, sí, la minoría que no cree en el miedo como valor fundamental y que comprueba que la gran mayoría de las veces no sólo no es peligroso, sino que supone una bonita y enriquecedora experiencia de confianza en el ser humano.

No salgas de tu burbuja

Nos hacen pensar que fuera de nuestro pequeño círculo de lo conocido, todo es peligroso.

Sí, claro, existen peligros, incluso a veces dentro del círculo. Pero vivir en el miedo de que algo malo te pase es vivir de alguna forma el mismo sufrimiento que si eso te estuviera pasando, constantemente. Siendo que en realidad las probabilidades son muy bajas, si nos ponemos a hacer matemáticas.

cultura del miedo burbuja

Decora tu burbuja, ponte cómoda

En lugar de sentirnos agradecidos por la vida que tenemos y disfrutar todo lo positivo, probar cosas nuevas y expandirnos, elegimos vivir a tope en el miedo. Se nos convence de que el miedo es una emoción imprescindible e importante. Instinto de supervivencia y bla bla bla.

Estoy haciendo un poco de abogado del diablo, lo sé. Tampoco descarto de mi vida el miedo. Pero no quiero que sea el protagonista absoluto y considero que es un gran error que esté en ese pedestal en el que lo pone la sociedad, venerándolo como la base sobre la que se sustenta la economía, la política y las relaciones entre personas y países.

Guerras, desaparición de especies, descenso de los recursos disponibles, cambio climático, catástrofes, cárteles de droga, tráfico humano y de órganos, secuestros, líderes locos con poder armamentístico nuclear… Ese es el escenario que nos pintan.

Viajando por el mundo, yo me estoy encontrando con belleza natural infinita, riqueza cultural, historia, mitologías y tradiciones conectadas con la naturaleza, gente de buena fe, amable, deseosa de ayudar, hospitalaria, crítica… y asustada, en muchos casos.

Personas atrapadas en un paradigma del miedo a las que nunca les ha pasado nada de lo que temen. Tanta gente así, en comparación con el número de personas a las que les ha pasado algo, que todo parece un sinsentido, conveniente, como vengo diciendo, para sustentar este sistema injusto y polarizado.

La cultura del miedo me la han colado a mí también

Lo que me enciende de todo ello es que me doy cuenta de que, en el fondo, yo también estoy ahí, luchando por escapar del miedo. Tratando de demostrarme a mí mismo que las cosas son de otra manera.

Y a pesar de que tengo muchas pruebas de ello, sigo anclado en el dualismo, en el enfrentamiento a todo aquel que defiende la cultura del miedo. Y por tanto, dentro del mismo paradigma.

cultura del miedo como jaula

Galllinas o humanos

En lugar de confiar, de fluir y de disfrutar todo lo que la vida me ha dado, que es mucho. Quiero atravesar esa fina frontera, que siento tan cerca, para vivir más plenamente. Pero no sé cómo hacerlo.

Sé que las creencias no sirven para ello. Son construcciones mentales y mi mente, los mecanismos de los que se sirve para mantenerme en esta ilusión, no me permiten escapar.

Es como todos esos libros de autoayuda y espiritualidad cuando te hablan del dichoso ego. No me gusta cómo lo pintan, en general. Porque lo personalizan y demonizan, siendo que yo lo considero como un mero mecanismo, como parte de nuestro funcionamiento mental que tiene ciertas utilidades.

Pero llevan parte de razón al observar que crea una burbuja que nos acaba encerrando, llena de creencias que nos limitan y nos impiden avanzar y expandir nuestra conciencia. Lo que pasa es que sus consejos, que parecen tan bonitos y acertados, siguen siendo por lo general ideas y constructos mentales, que a mí no me sirven para escapar de esta burbuja.

Me veo, como a la mayor parte de la humanidad, encerrado y atascado en una realidad – o ilusión – que no me gusta, que considero negativa para que sigamos existiendo como especie a largo plazo. La cultura del miedo es un paradigma autodestructivo, lleno de sufrimiento innecesario y absurdo, del que no sabemos cómo escapar, que no llegamos a cambiar. Una gran prueba a nivel planetario.

Y estamos tan cerca, a la vez.

¡Que alguien nos eche un cable, por el amor de dios!

(Visitado 114 veces, 1 visitas hoy)

3 Respuestas

  1. Itziar dice:

    Hola Miguel!

    Pues me temo que no te puedo llevar la contraria…
    Desde pequeña empecé a rechazar ver las noticias de la tele o prensa, la mayoría de los programas que ponen, etc. Me sentía fatal después de verlo, con congoja y miedo… Y lo decía abiertamente. Ahora de adulta, he estado 8 años sin TV y sin leer prensa, y aunque actualmente tengo una, puedo decir que el uso que la doy es bastante escaso y enfocado a ver alguna película y documentales que me pueden aportar.
    Así es, ‘miedo’, eso es lo único que nos meten a través de la información que nos dan. No veo noticias donde se expongan las cosas buenas, la bondad y la empatía de algunas personas, actos heroicos hechos desde la compasión y con una mayor conciencia, todo aquello bueno que la vida tiene para ofrecernos y que daría verdadero sentido a nuestras vidas… Lo limitan a meternos miedo de mil maneras y dar forma a las creencias que les conviene que tengamos, porque es desde ahí desde donde más facil es manipularnos como hacen.
    A mí también me han colado la cultura del miedo y salir de ella requiere un trabajo constante, como cono todo, pero también sé que de mí depende si la sigo alimentando o por el contrario alimento »otra manera más lúcida y sana’ de estar en el mundo. Sólo haciendo este cambio dentro de cada uno de nosotros podremos ir creando el giro que necesita a gritos esta sociedad.

    Un abrazo 🙂

    • Gracias Itziar por compartir tu visión y el ejemplo de cómo lo afrontas tú.
      Como dices, nos cuelan el miedo por muchos sitios. Pero el poder de alimentarlo y de cambiar las conexiones y patrones está en nuestra actitud y depende finalmente de la decisión propia.
      Abrazo!

  1. 14 diciembre, 2018

    […] desaparecido. Se han transformado, han mutado y evolucionado con la sociedad. Y han desarrollado nuevos métodos y estrategias acordes con la nueva era. Ahora están también más camuflados y uno de sus mejores disfraces viene de la mano de esos […]

Responder a Itziar Cancelar respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza galletas, bueno, cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mipolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies