Blog: presentación e introducción

Con este blog voy a añadir al mar de información en internet una visión subjetiva más, pero sobre todo, mi intención es dejar constancia de un proceso.

El camino que tengo delante ahora mismo puede ser muy parecido al que mucha gente se encuentra y por eso espero que mientras registro mis pasos y tropiezos, tú puedas observar, tal vez empatizar y echarme una mano y quizás hasta aprender.

Writer's Block I, por Drew Coffman

Writer’s Block I, por Drew Coffman

Y como cada bloguero, pienso que tengo cosas que contar y que es posible que a alguien le sirvan, como mínimo para arrancar un constructivo árbol de ideas. Y también sé que el contenido que iré incluyendo tendrá en parte mi autoría, a la vez que recopilará información valiosa de terceros, de lo que procuraré que quede constancia dejando el enlace adecuado.

Quiero comenzar una etapa de crecimiento con este blog, de forma que mis búsquedas para recopilar y volcar información, análisis y ejemplos de cómo va cambiando mi vida sean compartidas en una verdadera interacción con las personas que lean estos contenidos.

Mi intención es dejar constancia de un proceso

 

Sé que puede resultar difícil atender y elevar las respuestas que reciban mis entradas a verdaderas participaciones, sobre todo porque probablemente las personas que más tengan para aportar y se muevan en este mundo, probablemente tendrán su propio espacio. En ese caso el enlace estará asegurado.

Mi idea se amplía sin embargo, investigando sobre los temas que puedan ser sugeridos por las personas que lean este blog, en principio dentro de la temática general, aunque tal vez luego el camino se bifurque hacia nuevos rincones. De esa forma, los contenidos se irán formando con una mayor participación de los propios lectores.

emigracion e inicio del blog

Emigración a Francia

Muchas veces pienso que no tengo mucho que ofrecer, que me queda mucho camino y que continuamente me equivoco y bloqueo con ciertas cosas. Debido a algunas conversaciones con mis amistades, de vez en cuando creo que sí que hay cosas que puedo contar y compartir. Para empezar, tengo muchas preguntas sin respuesta, que abordaré en el laboratorio de Dédalo, un lugar donde profundizar y experimentar junto a ti para desarrollar ingeniosas alas.

Agradezco las palabras de ánimo de todas esas personas y cómo me hacen sentir. Sin duda me han dado la suficiente fuerza para comenzar a escribir este blog. Y en él abundarán seguramente algunas contradicciones. No tenerlas significaría que me conozco perfectamente. ¡Por eso agradeceré también críticas y más preguntas!

Quiero comenzar una etapa de crecimiento con este blog compartida en una verdadera interacción contigo

 

Y por último, me refiero a mi situación actual, al inicio de escribir el blog, porque creo que en algunos puntos es compartida con muchas personas, dentro y fuera de España. Nacido en 1981, tengo 32 años cuando escribo estas líneas, sin títulos universitarios, sin trabajo, sin derecho a paro y sin casa. Afortunadamente me quedan amigos, familia y muchas ideas para remontar el vuelo o, como las he llamado aquí, píldoras de memoria o también, recetas caseras para tartas ligeras. Sé que tengo mis habilidades y hasta hace poco más de un año, no me ha faltado trabajo. Pero últimamente las cosas se han complicado un poco y mis decisiones me han llevado a una situación económicamente inestable.

situacion economica

formas de ahorrar

Por otro lado, recorro actualmente una crisis motivacional. Lo que la sociedad me pide, lo que los valores culturales y familiares esperan de mí, no me convence.

No me considero una persona vaga o inactiva y a pesar de ello, me niego a trabajar 40 horas semanales por unos 700€, teniendo en cuenta que los alquileres en España no suelen bajar de la mitad de ese salario. No voy a quejarme aquí porque sé que el bloqueo lo creo yo mismo. Hasta ahora, no era capaz de ver alternativas al trabajo sin cualificación (o sin titulación).

Y como no tengo muy claro a qué me quiero dedicar ni cómo hacerlo, pues me he salido completamente de mi zona de confort para “resetear” mi punto de vista.

Y en ese caos estoy, al momento de la creación del blog. A medida que cambie la situación, podrá cambiar también el contenido, la forma o el estilo del blog. O al menos me gustaría flexibilizarme con ello. Así también evito re-escribir antiguas entradas. Es mi intención añadir ideas y contribuciones de otras personas que completen cada entrada inicial, pero me he propuesto dejar como está cada cosa que voy escribiendo. De ese modo también podré observar yo mismo mi evolución.

cabecera del blog

En cuanto al título del blog, añado que inicialmente barajé muchas ideas, que vinieron todas de una chispa que me recordó el vuelo de Ícaro, su caída y cómo ese mito se ha interpretado muchas veces. Ese personaje es el inconsciente o temerario que trata de volar más alto de lo que le dicen que puede, de acercarse más al sol, símbolo del conocimiento. Si bien existen muchas otras interpretaciones, y la mía no acababa de cuajar: Ícaro no podía representar un ejemplo a seguir, porque su historia estaba ya escrita, y termina mal.

Así que le di vueltas y vueltas y al final decidí dejar todas mis mejores ideas a votación de mis amistades. De esa forma comenzaba la interactividad. Hasta recibí valoraciones de todas las propuestas por separado, cosa que me ayudó a cerrar la encuesta con una de mis favoritas, que resultó ser también de todas las personas que votaron.

Así pues, te invito a acompañarme a lo largo de este camino en las entradas con la categoría de ruta de vuelo. Y también a que me cuentes qué pasos vas dando si estás en una situación similar. Bienvenida. Bienvenido.

Puedes suscribirte y recibir cada entrada en tu correo rellenando los campos que hay en la columna de la izquierda.

Y también puedes seguirme en Twitter para estar al día.

 

Actualización de abril 2015: puedes ver de un vistazo el resumen de las primeras 50 entradas para hacerte una idea más concreta de los contenidos.

Actualización de noviembre 2016: De nuevo despego y cambio esta vez de continente. Puedes leer más sobre la idea inicial o seguir el proceso en la nueva categoría de entradas, noma2, si es que logro retomar de verdad la escritura 😉

5 Respuestas

  1. Fran dice:

    Hola, he llegado a tu blog desde el blog de vivir al máximo. La verdad es que eres una persona digna de admiración por lo que te has atrevido a hacer así que tienes todos mis respetos.

    En mi caso tengo una ingeniería técnica y máster de profesorado, este último no me he atrevido a utilizarlo, ya que al final he pensado que no me gustaría estar dando clases de tecnología y estar con el estrés constante de preparar las clases diariamente. Además, soy telecos y las clases que me ofrecieron eran de programación informática y al no gustarme y no verme capacitado lo dejé pasar, al final las cosas que se hacen por dinero si no te llenan…

    Ahora mismo trabajo como informático, pero no estoy programando, intento huir de lo que no me gusta, pero cobro una miseria y estar 8 horas diarias en unas oficinas me está quitando las ganas de vivir. He pensado cambiar de profesión, hacerme pastor o ir viviendo en diferentes ciudades trabajando de lo que me salga, pero el miedo y el que dirán siempre hace que me lo piense dos veces antes de actuar.

    Tengo claro que este año que viene quiero actuar, cambiar mis hábitos e intentar desarrollar la habilidad que siempre he tenido, el dibujo. Considero que hay que tener una vía de escape en algo que se nos dé bien aunque no podamos llegar a dedicarnos a ello, la búsqueda de nuestro elemento.

    Espero que todo os vaya muy bien y que acabéis encontrando verdadero elemento. No hace falta tener estudios o cobrar mucho para ser feliz, a mis casi 34 años me he dado cuenta que hay otras cosas más importantes.

    Enhorabuena por el blog.

    Saludos.

    • Hola Fran
      Gracias por el mensaje, para empezar.
      Algunos elementos de tu historia los reconozco bien en la mía. Saber que tienes una habilidad que no utilizas ni disfrutas (como el dibujo), o querer salir de una rutina y cadena de decisiones pero no atreverte. En mi caso, me costó mucho dejar la carrera. Lo veo ahora: tenía miedo de decepcionar a todo el mundo. Un prometedor teleco que lo tira todo por la borda, sin saber exactamente para donde ir, probando cosas que son menos valoradas socialmente (empezar un ciclo formativo de ilustración…)

      Y ser pastor… vaya, eso sí sería un cambio. De la experiencia que yo he tenido con ello, directa e indirectamente (sí, he guardado un rebaño de ovejas durante algún día suelto, acompañando a mi pareja, que trabajo como pastora unos meses), te animo a que al menos la pruebes.
      Hay muchas fórmulas para cambiar de vida. No todo tiene por que ser radical. Existen las vacaciones, las excedencias, el paro (ya se que en España no es la mejor opción…).

      Todo ello requiere valor. Pero el valor a veces sale de una situación insoportable. Una chispa que te da mucha fuerza y ganas de cambiar algo. Y parece que tú te estas acercando. Mucho ánimo para tomar tus riendas y aprender a disfrutar de tu vida. Tienes todo por delante.

      Un caluroso saludo

  1. 11 Febrero, 2015

    […] Blog: presentación e introducción […]

  2. 17 Febrero, 2015

    […] Blog: presentación e introducción […]

  3. 21 Abril, 2015

    […] Blog: presentación e introducción […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza galletas, bueno, cookies, para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de mipolítica de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies